Skip to main content
29 de julio de 2021

La nueva situación que estamos viviendo en todo el mundo ha puesto en más evidencia que nunca la necesidad de una mejora real de los sistemas de administración y tramitación electrónica de las Administraciones Públicas, además de los múltiples beneficios que conlleva un buen aprovechamiento del potencial innovador de las Instituciones.

Según el Barómetro anual de la Inversión TIC en AAPP en España, las Administraciones Públicas invirtieron 766,29 millones de euros en tecnología durante el primer trimestre de 2021, un 47,68% más que en el mismo período de 2020.

Este crecimiento de la inversión podría deberse, entre otros muchos factores, al auge del trabajo en remoto y online a raíz de la pandemia, ya que muchas Administraciones vieron drásticamente reducida la presencialidad en los últimos meses. Todo un reto que algunas han solventado mejor que otras y que ha demostrado la importancia de la innovación en el sector público.

Una Administración Pública innovadora, eficiente, ágil y segura es fundamental en pleno siglo XXI

Pero ¿cuáles son las claves para una buena aplicación de acciones innovadoras en el ámbito público?
Nuevas soluciones, nuevos enfoques

Para innovar, debe haber un cambio. Y para que haya un cambio y que éste nos sea beneficioso, debemos conocer nuestras necesidades actuales y nuestras expectativas a corto-medio plazo. Invertir en nuevas soluciones, sistemas y herramientas es clave para la innovación, siempre y cuando estas mejoras vengan acompañadas de nuevos enfoques de acción y gestión. En definitiva, una nueva forma de hacer ciertas cosas, buscando la excelencia y la calidad en el servicio que ofrecemos.
Seguridad y Garantía Jurídica

Hoy en día vivimos en un mundo cada vez más digitalizado, lo que supone todo un nuevo horizonte de oportunidades, pero también de riesgos. Por eso es importante que las relaciones entre el ciudadano y la Administración sean lo más seguras posibles y que ésta garantice que los procesos y documentos cuenten con garantías legales y jurídicas plenas. Por ejemplo, mediante sistemas como la Firma Electrónica Avanzada, que además de proteger la información ante posibles amenazas, vela por la transparencia y la trazabilidad en los procesos, reduce los tiempos de gestión y minimiza el consumo de papel, con el consiguiente beneficio para el medioambiente.

En definitiva, una Administración Pública es el reflejo de la sociedad en la que se enmarca. Por eso, hoy en día es necesario que las Instituciones apuesten por sistemas y soluciones que las sitúen a la vanguardia, ya que un mejor funcionamiento, se traducirá también en una sociedad mejor.

Comparte

Lecturas relacionadas

La resiliencia: clave en un entorno de transformación constante

2022 comienza como un año de prolongación de la pandemia que nos asola desde hace dos años con las…
18 de febrero de 2022

Transformación cultural, eje transversal de la transformación digital

En los últimos años, y de forma más patente todavía desde que comenzó la pandemia, si hay un térmi…
15 de febrero de 2022

La transformación digital de las infraestructuras TI

La pandemia por SARS-CoV-2 ha supuesto un punto y aparte para el desarrollo de infraestructuras te…
14 de diciembre de 2021