¿Preparados para este nuevo entorno profesional?

Nuevas variables para gestionar este hipercambio

Una de las razones que han hecho que seamos conscientes de lo vertiginosos que se producen los cambios en nuestras vidas han sido las nuevas tecnologías, que prácticamente se van asentado en todos los ámbitos de nuestra vida sin que nos de tiempo a interiorizar las anteriores. Con ellas, especialmente los más mayores, hemos vivido de cerca la complejidad de adaptarnos a los nuevos escenarios; sin que hubiera muchas opciones para no hacerlo.

place name sign 1647341 1920Al igual que nuestras vidas, el entorno empresarial también se ha visto atrapado en esta nueva situación a la que comenzaron a identificar con las siglas VUCA, (traducido del inglés: (V) Volatilidad, por la gran velocidad del cambio de las variables que se tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones; (U) Incertidumbre, por la impredecibilidad y la falta de seguridad en el medio plazo;  (C) Complejidad, ante los múltiples factores a tener en cuenta en el momento de tomar las decisiones; y (A) Ambigüedad), por la falta de claridad que en muchas ocasiones se tiene en el momento de la toma de decisiones).  Este término, VUCA, que en la guerra fría Estados Unidos se había empezado a utilizar para definir el entorno en el que vivían, y que a partir de la gran crisis financiera mundial de los años 2008 y 2009 las organizaciones lo comenzaron a utilizar para definir los entornos altamente cambiantes en los que se movían.

En Futuver, ser conscientes de esta situación nos hizo trabajar en nuestros proyectos de consultoría y tecnología integrando una variable, la gestión del cambio, sobre la que desarrollamos una contrastada metodología que hasta el momento nos ha funcionado con éxito. En ella siempre partimos de la base de trabajar con los directivos y sus equipos para minimizar las resistencias ante los nuevos proyectos. Teníamos identificadas sus principales barreras, que solían estar relacionadas con el miedo ante lo desconocido, o con no saber si estarían a la altura de las nuevas necesidades; o con experiencias pasadas que no fueron positivas; o por desconfianza ante los beneficios personales que les pudiera otorgar estos nuevos proyectos. Y partiendo de esta base, entre otras acciones, hemos trabajado en generar confianza a los profesionales involucrándolos en el proceso de cambio, trabajando en el desarrollo directivo de los mandos, fomentando una buena comunicación interna y externa que facilite la puesta en marcha de los cambios de manera ágil para potenciar el compromiso de todos los involucrados. Y a pesar de toda esa dedicación, sabemos que los cambios cuestan y en ocasiones, mucho.

Por eso, al comienzo de nuestro confinamiento comenzamos a investigar para identificar nuevas variables, que ahora más que nunca, pudieran ayudarnos a gestionar este hipercambio manteniendo el equilibrio profesional- personal- emocional  para minimizar el impacto de esta situación, y conseguir que las personas se puedan adaptar lo más rápidamente a este nuevo entorno en el que ni siquiera las organizaciones más orientadas a entornos VUCA estaban preparadas para este giro mundial que el COVID-19 ha generado.

En nuestros estudios identificamos comportamientos clave a potenciar en nuestros equipos y asegurar una eficiencia en las jornadas laborales de teletrabajo. Es cierto que nosotros, como empresa de consultoría y tecnología, hace ya más de 15 años habíamos desarrollado IDINET®, nuestra plataforma de gestión de proyectos y del conocimiento que está totalmente interiorizado en nuestros equipos, lo que nos ha facilitado muchísimo el seguimiento del trabajo y de la productividad a pesar de estar ubicados en 4 países.

Pero también somos conscientes de que no todo es la herramienta tecnológica; hemos observado que hay unas pautas que nos ayudan a alcanzar un mayor nivel de adaptación:

  1. Liderar: hoy más que nunca; demostrando con nuestro ejemplo todo lo que la empresa propone realizar y teniendo actitud de servicio hacia tu equipo.
  2. Construir confianza y tranquilidad, transmitiendo pequeñas cosas, pero que sean ciertas.
  3. Teletrabajar: ayudando al equipo a potenciar un ambiente de trabajo productivo creando nuevas rutinas y organización en casa para compatibilizar y minimizar lo que algunos llaman “la locura de trabajar en casa”.
  4. Definir objetivos, prioridades y medición de los resultados: si nuestros colaboradores no conocen las metas (alcanzables) ni su orden de prioridades, será difícil que se involucren en alcanzarlas y eso nos dificulta el poder delegar y orientarlos.
  5. Planificar y organizar las reuniones virtuales: estableciendo unas normas de trabajo y de uso de la tecnología que generen confianza en todos para evitar esa queja tan común en estos momentos donde los profesionales sienten que para que sus jefes tengan la sensación de que su equipo trabaja los tienen todo el día conectados a vídeo conferencias sin poder dedicar tiempo a la ejecución del trabajo.
  6. Comunicar: Imitando en lo posible las relaciones que habitualmente vivimos en el entorno profesional, porque esto nos ayuda a mantener la cohesión y el estado de ánimo del equipo, ¡y el nuestro!
  7. Feedback, las personas, ante la incertidumbre, necesitan seguridad, aunque esta no se la podamos facilitar tal y como nos gustaría y les gustaría a nuestros colaboradores, siempre hay mensajes que ayudan a sentirnos mejor. Conocer el resultado de nuestro trabajo o sentirnos escuchados ante nuestras incertidumbres siempre ayuda.
  8. Gestionar la improvisación y las iniciativas: si siempre hemos hablado de la importancia del intraemprendimiento, ahora lo valoramos más que nunca… potenciando que cada persona de nuestro equipo sea un pequeño emprendedor que aporte ilusión y creatividad a las tareas y a las decisiones diarias. El escenario ha cambiado, las reglas también. Estamos poniendo todo nuestro empeño en promoverlo.
  9. Compartir la información, nos facilita a todos una mejor toma de decisiones.
  10. Orientarnos hacia la resiliencia, hemos diseñado y puesto en marcha “Futuver One”. Todo un programa de apoyo y motivación voluntario para que todos nuestros profesionales a nivel internacional puedan mejorar su nivel de motivación, su sentimiento de inclusión y el pensamiento positivo. En él potenciamos la flexibilidad, la creatividad, la ilusión y el sentimiento de equipo para adaptarnos más fácilmente a las situaciones adversas, intentando ver siempre el vaso medio lleno y partiendo de la premisa de que el cambio, es algo imprescindible en la vida; y como decía Darwin: “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco es la más inteligente la que sobrevive. Es aquella que se adapta mejor al cambio”.

About the Author

Elena Martín

Elena Martín

Directora de Recursos Humanos

Comentarios (2)

  • Marisa blanco

    Marisa blanco

    01 Mayo 2020 a las 00:02 | #

    Me encanta la positividad que genera tu
    escrito, ??❤️Un abrazo

    Responder

  • Leticia

    Leticia

    01 Mayo 2020 a las 06:37 | #

    Artículo muy interesante y a tener en cuenta ,sobretodo e estos tiempos de gestión de equipos "virtuales" donde el liderazgo cobra un mayor protagonismo para mantener al equipo unido,motivado y sin bajar la productividad.
    Gracias Elena

    Responder

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto