El Mentor en la vida de un Profesional

Escrito por Zyanya Martínez el 29 March 2012. Posteado en Habilidades Directivas

El Mentor en la vida de un Profesional

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con una persona que ha guiado nuestro camino a lo largo de nuestra vida?

Alguno de nosotros, a través de los tiempos y de nuestras vidas hemos tenido a alguna persona a nuestro lado que ha guiado, apoyado, aconsejado y porque no, hasta reñido nuestros actos con la finalidad de que aprendamos a ser mejores cada día.

¿Quién no recuerda a ese padre o a esa madre que siempre nos ha dicho lo bueno o malo que hacemos y alienta a hacer lo correcto?, o ¿Aquel abuelo o abuela que siempre nos contaba experiencias vividas para que no cayéramos en los mismos errores, que bien sabían que cometeríamos alguna vez?. ¿Cómo olvidar aquel amigo con algunos años más que nosotros el cual nos apoyo en las buenas y en las malas pero siempre dejándonos una experiencia inolvidable en la vida?. ¿Aquel profesor que nos enseño técnicas nuevas y que de él aprendimos a hacer las cosas con ilusión, pasión y con anhelos, alentándonos a seguir adelante?…..¿Quién no cuenta en estos momentos con un director, jefe o coordinador que nos guía a través de nuestra carrera profesional y que nos da las herramientas necesarias para que nuestra vida profesional siempre tenga éxito?

Siempre me he preguntado todas estas cosas y para cada una de las preguntas he ido encontrado respuestas y el nombre adecuado para cada una de las personas, pero al final. ¿Qué fueron esas personas para mí?.

Finalmente he descubierto y aprendido como llamarlas; “Mentores”.

La vida de un profesional ha pasado por el aprendizaje de casi todas estas personas pero, ¿Cuántos de nosotros somos actualmente guiados y apoyados por un mentor?

Para responder esta pregunta, primero tenemos que conocer el significado, las funciones y la importancia de un mentor en la vida de un profesional.

Un “Mentor” como lo cita Beatriz Valderrama en su obra Desarrollo de competencias de Mentoring y Coaching; “es una persona que transfiere su experiencia y conocimientos a otra, normalmente más joven o con menor experiencia en determinado ámbito. Es por tanto un modelo, un consejero, aquella fuente de inspiración y estímulo para la superación”.

De acuerdo a esta definición y transfiriéndolo a una cuestión profesional, la acción que realiza un mentor sobre un profesional se le llama “mentoring” y su misión principal es potenciar el desarrollo personal y profesional del mentorando (le llamaremos así a la persona que aprende de un mentor) dentro de una organización.

El mentor debe de ser una figura de referencia con una gran experiencia en el ámbito profesional y contar con aquellos valores humanos que hacen a una persona especial, único y humilde. Esta figura deberá y se preocupará por transmitir esta experiencia y estos valores a la persona que esté guiando en ese momento.

Un punto que no podemos dejar atrás es el crecimiento de ambos al ser parte de un estado de enseñanza y aprendizaje constante, el mentor se dedica a enseñar su conocimiento, pero lo importante no es enseñar sino aprender a aprender de los demás… Esto quiere decir, que mientras se desarrolla el mentoring entre la vida de un mentorando y su mentor, debe de existir el beneficio mutuo ya que como decía el escritor Ralph W. Emerson:

“Una de las más bellas compensaciones de la vida consiste en que nadie puede tratar sinceramente de ayudar a otro sin que se ayude a sí mismo”

Así es como se consigue que un mentor y su mentorando crezcan personal y profesionalmente obteniendo satisfacciones y alcanzando éxitos que se disfrutarán por igual dentro de la organización.

Pero… ¿Cómo se logra ser un mentor?. El mentor también pasa por varias facetas para lograr su preparación personal, estas son:

  • Conocerse a uno mismo
  • Desarrollarse uno mismo
  • Conocer a los demás
  • Desarrollar a los demás

Para hacer trabajar un poco nuestra mente, relacionaré estas fases con frases celebres de grandes autores, artistas y pensadores que siempre lucharon por aportar algo de su sabiduría a través de los tiempos y con esto, trataremos de reflexionar sobre cada una de ellas:

Conocerse a uno mismo; “Hay tres cosas extremadamente duras: el acero, el diamante y conocerse a si mismo” Benjamín Franklin, político, científico e inventor.

Desarrollarse uno mismo; “Somos lo que hacemos constantemente. La excelencia, pues, no es una acción; es un hábito” Aristóteles.

Conocer a los demás; “No vemos el mundo como es, sino como somos” Kant.

Desarrollar a los demás; “Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser” Goethe.

Es fácil escribirlo, pero muy difícil hacerlo, por eso cuando nosotros encontramos a una persona que a través de su vida y desarrollo profesional ha pasado y aprendido de estas facetas, es momento de plantearnos el hacer un trato con ella. Plantear ese trato que muy pocos sabemos cumplir, como es el estar dispuestos y comprometidos por aprender técnicas, métodos, valores y fomentar en nuestro desarrollo profesional una cultura de competitividad y retos sin dejar a un lado la humildad.

Así que profesional, mira a tu alrededor y dime…. ¿Cuándo te acercarás a esa persona que está esperando para compartir sus conocimientos y experiencias contigo?

Zyanya Martínez

Jefe de Proyectos en Futuver México

Social Bookmarks

Acerca del Author

Zyanya Martínez

Zyanya Martínez

Jefe de Proyectos en Futuver México

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Ayuda OnLine

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso . Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Acepto cookies de este sitio.
Información directiva europea