El Crecimiento depende de Nosotros

Escrito por Carlos López Combarros el 03 March 2010. Posteado en Desarrollo de Competencias

El Crecimiento depende de Nosotros

Percibir y especialmente poder disfrutar del arte requiere, en general, tener un nivel de sensibilidad que nos ayude a transportarnos, -trasladarnos-, a un estado de gozo real difícil de definir con la palabra; ésta definición, seguramente está al alcance de los artistas,... literatos, poetas, pintores, escultores, arquitectos, músicos, etc., quienes con el resultado de su obra, tienen en sus manos, o en su mente, la fuerza creadora y su definición.

Ahora bien, tener la sensibilidad, innata o adquirida, para gozarla, debe ser una aspiración plenamente alcanzable para el ser humano, especialmente en aquellas sociedades desarrolladas, pues el arte, hoy por hoy, está muy cerca de cualquier mortal.

La sensibilidad, se puede recibir de manera innata, a través de la genética, es decir, la tenemos en origen porque "los dioses" así lo han decidido, sin que nosotros hayamos realizado ningún esfuerzo; sin embargo, quienes no hemos sido depositarios de ese don, podemos desarrollarla a través del descubrimiento, bien a través de las personas que la tienen y la expanden, bien a través de la experiencia ajena que nos hace descubrir mundos nuevos-es el caso de los Maestros- no de los profesores- en el sentido profundo del término, los que influyen y abren horizontes hasta ahora ignoto para nosotros, bien a través de experiencias personales profundas que, dicho sea de paso, suelen ser menos frecuentes, bien a través de movimientos culturales potentes,-como fue el caso del Renacimiento italiano,- hoy prácticamente inexistentes, bien porque nos movemos en entornos familiares o sociales que hacen de la belleza y la estética una escala de valores que las elevan a categoría de ética existencial, etc. Este segundo modo de adquirir una sensibilidad a través del "descubrimiento", como es natural, requiere esfuerzo y continuidad.

En ambos casos, ya sea por "inclusión" a través de la naturaleza, ya sea o por el descubrimiento, si no la alimentamos, nos vamos a perder mucho de una parte esencial de la vida, especialmente si queremos dar sentido a ésta es decir, transcender para ir más allá de los puros sentidos, utilizando estos como vehículos para alcanzar cotas vitales más elevadas; para remarcar muy bien la idea, sugiero la lectura en profundidad de la "parábola de los Talentos" recogida en los distintos Evangelios que, por otra parte, tiene una rabiosa actividad; seguro que ésta lectura nos ayudará a hacer balance sobre cuánto estamos dando en función de lo que hemos recibido.

De los cincos sentidos reconocidos por filósofos de la antigüedad a lo largo de la historia, hoy asumimos como universales,-vista, oído, tacto, gusto y olfato-, en mi opinión, siendo importantes y complementarios los cinco, hay dos que se encuentran en un rango superior, la vista y el oído, "herramientas" imprescindibles para alimentar la inteligencia-o el espíritu- para mí difíciles de disociar; ambos o uno solo, sin ninguna duda ocupa/n la cima que ha sido otorgada a nuestra especia, el Ser Humano.

De las grandes artes desarrolladas a lo largo de la historia, la literatura, la poesía, la arquitectura- también llamada escultura urbana-, la pintura, la música, etc., atrayéndome profundamente todas ellas, sin embargo, una lo hace de una manera muy especial, la música que, por cierto solo se puede escuchar; no se ve, no se toca- salvo que seas un intérprete-, no se degusta- en el sentido literal del término, si en el figurado-, no se huele; solo se percibe a través del oído y se siente, y ¡¡ ay que ver la cantidad de sensaciones que una buena obra nos puede aportar!!.

Sin embargo, detrás de una obra musical hay arquitectura y escultura; escúchese a Bach en la Pasión según San Mateo; hay pintura- oigamos Cuadros para una exposición de Mussorgski-, hay poesía,- concierto número 2 para piano y orquesta de Rachmanivov-, hay escritura literaria escrita en un pentagrama, hay historia simbólica,- 1812 de Chaivovski-, cultivo del espíritu,- Stabat Mater de Giovanni Pergolesi-, hay felicidad,- recomiendo los valses de Straus, denominados por muchos como "música feliz-. Además, la música puede ayudarte, en determinados momentos, a abrazar la inmortalidad,-muchos de los pases del Réquiem de Brahms- y tantos otros de múltiples obras.

En fin, me parece el arte, más completo, más abstracto y con mayor capacidad de penetración y calado en el alma humana; tiene unos cimientos impresionantes y una capacidad de influencia emocional que, desde mi punto de vista, no tienen otras artes, salvo la literatura.

El cultivo de la música como actividad esencial o complementaría, a su vez, tiene un valor muy pedagógico y puede resultar de alto interés tanto para pre-adultos como para niños porque supone una fuente importante para desarrollar habilidades esenciales para la propia vida- personal y profesional-, en el sentido más transversal del término. También puede ser muy útil para personas que no están en edad laboral, realizando actividades en coros, bandas de música y para los que solo se pide que tengas dos cualidades: oído y una voz normal afinada, para el primero de los casos, y manejar un instrumento de una manera no sofisticada, para el segundo; lo demás, será el empeño y el estudio.

Para niños y adultos, me voy a permitir establecer tres estudios para su desarrollo en el ámbito musical, seguramente comunes a otras artes o a cualquier tipo de profesión:

  • 1. Aprendizaje
  • 2. Desarrollo
  • 3. Consolidación

 

 

1.- APRENDIZAJE:

Habilidades musicales:

Competencias Transversales Universales:

 

*Conocimiento Técnico

 

*El valor didáctico de lo aprendido

 

*Disciplina y orden

 

*Rigor en la utilización de los tiempos

 

*Interés por el aprendizaje

 

*Interiorización

 

*Autoestudio

 

*Aplicación real del conocimiento adquirido.

 

*Sentido de la responsabilidad

 

*Organización

 

*Orientación al crecimiento

 

*Sentido de transcendencia "los demás y yo"

 

 

2.- DESARROLLO:

Habilidades musicales:

Competencias Transversales Universales:

 

*Identificación de tus habilidades de partida

 

*Identificación de las habilidades ajenas.

 

*Solista/Corista

 

*Tu parte converge en un todo: dúos, cuartetos, octetos, docetos, etc.

*Interés por la calidad

 

*Interpretación

 

*Meta compartida

 

*Sentido estético

 

 

*Seguridad en ti mismo

 

*Reconocimiento a la aportación de los demás

 

*Trabajo en equipo

 

*Visión global


*Orientación al cliente

 

*Aportación de valor añadido

 

*Orientación al resultado final.

 

*Criterio profesional

 

 

3.- CONSOLIDACIÓN:

Habilidades musicales:

Competencias Transversales Universales:

 

*Transmisión de conocimientos

 

*Creatividad

 

*La suma de voluntades convergentes

 

*Dirección de grupos/orquestas

 

*Coordinación de la suma de habilidades

 

*Referente

 

 

*Capacidad para identificar y desarrollar el talento.

*Ver donde otros no perciben nada: crear nuevos escenarios de oportunidades.

*Todos se convierten en una expresión común.

 

*Liderazgo: Capacidad de influencia, autoridad.

 

*Gestión de competencias.

 

*Ejemplo a seguir.

Todo lo que interioriza desde muy joven, durante la infancia y en la familia, en la pubertad, durante el proceso formativo, con los buenos amigos, es lo que nos va a permitir interpretar mejor esta gran partitura que es la vida.

Carlos López Combarros

Social Bookmarks

Acerca del Author

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Ayuda OnLine

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso . Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Acepto cookies de este sitio.
Información directiva europea